Resultados de Motor de Búsqueda

lunes, 17 de diciembre de 2007

Los retos del chavismo para el 2008

No hay que tomar a la ligera los resultados electorales del pasado 2-D. Hemos afirmado que los casi 3 millones de votos de diferencia entre el 2006-2007, indican que el chavismo tiene una base electoral dura de cerca de 4.300.000 votos. Eso es una ventaja estratégica que debe ser usada como tal, pero al mismo tiempo debe generarse una profunda reflexión sobre la forma en que ha sido divulgado el contenido ideológico en torno al Socialismo del Siglo XXI.
Cuando Chávez triunfa el 06-D del 2006, inmediatamente afirma que quienes votaron por él lo hicieron por el socialismo. Comenzó un planteamiento muy general sobre la naturaleza de ese socialismo, sin que existiera por parte de los funcionarios del partido (MVR. PPT. PCV) o del Estado (Gobernadores, Alcaldes, Diputados, Concejales) un debate epistemológico profundo que distanciara está propuesta de la natural asociación con el socialismo real soviético o cubano. Esa falla, tendría sus efectos contundentes en este ejercicio electoral.
Es este compromiso, de comenzar el debate ideológico con seriedad el primer reto para el chavismo. Cuando hablo de comenzar, es que considero que aparte de las alocuciones realizadas por el propio Chávez no ha existido un debate con seriedad hasta el momento. Ello conlleva revisar la estructura de funcionamiento del PSUV, desde la dinámica de nombramiento de la estructura como las funciones y formas de afiliación que ha adelantado. Esta debe ser una primera acción de carácter inmediato. No se explica como un partido que se ufana de tener cerca de 5.400.000 aspirantes a militantes inscritos, llega a obtener en un ejercicio electoral sólo 4.300.000. Sin duda, en sus filas hay más de 1 millón de inscritos por simple conveniencia o miedo a una nueva lista Tascón.
En una lectura fatua, se afirmaría que este comportamiento forma parte de la cultura política del venezolano. Es el típico comportamiento del que se “anota a ganador”. Sin embargo, a pesar de aceptar ese comportamiento cultural debo rechazarlo categóricamente. Un partido moderno – y eso pretende ser el PSUV- debe incidir en un proceso de formación ideológica y política que lleva su tiempo. Es cierto que hay un camino adelantado: la creciente politización ciudadana del venezolano en los años recientes, que han manifestado su decisión de movilizarse. Sin embargo, no debe confundirse ganas de movilizarse con preparación política. Movilizarse es un acto emotivo, producto muchas veces de la reproducción de una conducta o la emulación de comportamientos o acciones colectivas, pero cuando hablamos de preparación política se habla de coherencia organizativa, compromiso ideológico y responsabilidad institucional. Nada de eso se observó en el ejercicio electoral del 2-D, por lo menos de parte de las fuerzas chavistas.
El segundo reto, pasa por desarrollar una rearticulación de los marcos interpretativos que habían servido para movilizar a millones de ciudadanos desde 1998. Cuando se estudia el comportamiento electoral del chavismo, se observa que hubo un progresivo crecimiento a partir del año 2004, producto del “efecto misiones”. Ese efecto parece haber disminuido en su eficacia motivado a uno de los males del socialismo real: el burocratismo. Este es un subpunto del 2do reto: revisar la estructura de respuesta social y los marcos de movilización que impulsarón a las misiones y que parecen haberse “fosilizado” el 2-D.
En tercer lugar, el manejo que tuvieron los medios oficiales, los funcionarios distó de ser efectivo, en términos de reducción de la dispersión que pudiera causar la propaganda en contra. Se ha dicho que el bombardeo de los medios hizo daño, pero yo me pregunto: ¿ es que en algún momento ese bombardeo ha dejado de ser frecuente desde 1999? ¿ No será que la capacidad de respuesta en esta ocasión fue reducida a su mínima expresión?. De ser así, debe exigirse una responsabilidad en los órganos de propaganda política del chavismo.
En cuarto lugar, hay que rearticular la vinculación con los liderazgos regionales y locales. Buena parte de lo que paso, duélale al chavista más recalcitrante, tiene que ver con una natural reacción de no intervención de buena parte de los alcaldes, gobernadores y concejales, que vieron sus apetencias de continuidad reducidas a cero cuando sólo el comandante aseguró la reelección como propuesta constitucional. Hay ahí un ejercicio de crítica que el propio presidente debe asumir y restituir esos lazos que existen, pero se han visto afectados por las tendencias internas que subsisten.
En quinto lugar, hay que repensar el ritmo de la ejecución del partido único. Un proceso de construcción de una unidad revolucionaria no debe ser objeto de un “decreto”, debe ser producto de un proceso de maduración que acá no existió. La imposición del ritmo de construcción del partido, fue asfixiante y casi coactivo, y ello explica que la maquinaria electoral – que había sido efectiva antes- no funcionará como debía. En fin de cuentas, tal como lo entienden los chinos, la crisis representa dos cosas: un agotamiento pero también una oportunidad. El chavismo, experimentó un agotamiento de su caudal electoral – en este momento- pero tiene la oportunidad de recuperarlo, dependiendo de su capacidad de autocrítica y corrección. Veremos que ocurre.

Dr. Juan E, Romero
Historiador/profesor universitarioJuane1208@gmail.com

LOS RETOS PARA LA OPOSICIÓN A CHÁVEZ EN EL 2008

LOS RETOS PARA LA OPOSICIÓN A CHÁVEZ EN EL 2008

El triunfo de la oposición el 2-D debe ser administrado, en el sentido que tienen la oportunidad política que no tuvieron desde el ascenso de Chávez en diciembre de 1998. Una clave para el liderazgo político en esta sociedad de la telemática, es la capacidad de construir lo que Michell Foucault denominó un discurso que es dicho, es decir un discurso que por aceptación o rechazo es repetido, y que otorga al emisor la capacidad de imponer la agenda pública, es decir la agenda de discusión de una sociedad.
Desde la llegada al poder de Chávez en los años finales del siglo XX, los partidos históricos (AD-COPEI-MAS), así como otros actores sociales (iglesia, medios de comunicación) no hicieron más que seguir los enunciados discursivos emitidos por el propio Chávez. Ello fue una constante, casi una ley general, en el comportamiento político entre 1999-2006, pero en este año 2007 comenzó a estructurarse un resquicio marcado por la dinámica de acción colectiva implementada por los estudiantes, que agregaron nuevas formas de movilización que abrieron un espacio – ayudado por los medios de comunicación social- que ha sido aprovechado para desestructurar la pretensión hegemónica del chavismo.
La oposición debe entender, que la victoria expresada el 2-D, es más la conjunción de diversos factores que el producto propio de su esfuerzo, sin dejar de negar la perseverancia de sectores como Primero Justicia, en construir un discurso político que compita de tú a tú con el liderazgo carismático de Chávez. Esa victoria, se conformó sobre dos factores que supieron explotar: 1) el miedo al cambio ideológico, sobre todo al compararlo con los valores culturales del venezolano y 2) el cansancio electoral y el propio desgano del chavismo.
El primer factor, fue magistralmente manejado por los técnicos en comunicación política de la oposición, haciendo hincapié en la asociación de la idea de socialismo con el modelo soviético o cubano. La posibilidad de asociar la propuesta del socialismo del siglo XXI con esos referentes sociales y políticos, generó un verdadero caos de resistencia en los naturalmente opuestos a Chávez, como en quienes lo apoyaron. Este accionar se vio favorecido por la incapacidad epistemológica del chavismo – los dirigentes del PSUV, los miembros del Comando Zamora- para desmontar los discursos políticos de la oposición. El acompañamiento por los medios de comunicación, no fue algo nuevo, de forma tal que el alegato que hemos venido escuchando de buena parte de la dirigencia chavista, es – por decir lo menos- fútil y vanal. Lo real es que la capacidad temática para defender una propuesta política fue anulada por sus propias carencias ideológicas.
El segundo factor, fue clave para el triunfo de la oposición. El chavista que votó en diciembre de 2006 – por convicción o simpatía con Chávez- se inhibió en este ejercicio electoral, o en una menor medida se manifestó en contra. Una apreciación sobre ese desgano – lo hemos dicho en otras oportunidades- señala que cerca de 3 millones de simpatizantes del chavismo, que están ahí por una cultura política que los impulsa a “anotarse a ganador”, generando un comportamiento tránsfugo que les permite ser hoy chavistas cuando antes fueron adecos, copeyanos, urredistas, u otro espécimen político ya desaparecido o en peligro de extinción, pueden ser “captados” por un discurso político capaz de manejar referentes culturales que respondan a sus expectativas de vidas.
La oposición puede intentar en este año 2008, aprovechar esa momentánea crisis de expectativas de los simpatizantes al chavismo para generar un discurso político que los atraiga hacia sus planteamientos. Ello pasaría por construir una proposición alternativa al propio chavismo pero dentro del marco de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV).
Para lograrlo, creo que deben seguirse “llenando de calle”. Es decir, buscar competir en los propios espacios que el chavismo ha abierto en esta transición política iniciada en 1999. La dinámica de los consejos comunales, las mesas de aguas, energía y otras formas de asociación, es un espacio de competencia que al generarse beneficia la construcción de una ciudadanía más comprometida con el sentido de la participación social.
El reto es múltiple para la oposición a Chávez. En primer lugar, el compromiso de la unidad política, pues hasta ahora han logrado mantener la precaria unidad planteada con la candidatura de Rosales en diciembre de 2006. En segundo lugar, es la posibilidad de definir una plataforma ideológica capaz de competir con el chavismo, en esto no han logrado avanzar seriamente y constituye su mayor reto para el 2008. En tercer lugar, el mantenimiento de una línea de acción constitucional y de respeto al juego democrático, que desista de la búsqueda de salidas violentas o de desobediencia civil, que puedan abrir un nuevo ciclo de protestas violentas, tal como el experimentado entre el 2001-2003. Finalmente, la soberbia que he observado en algunos sectores de la oposición que hablan de una eventual salida de Chávez, no hacen sino subestimar el liderazgo carismático y la capacidad de recuperación que tiene el presidente, creo ver venir una reacción de reconquista de esos sectores desencantados del chavismo y que nos hace vislumbrar un 2008 marcado por emisiones discursivas que compiten por ese electorado clave, con ofertas electorales que buscan fijar las preferencias de voto y con ello asegurarse espacios de participación política esenciales para construir una hegemonía en el sentido gramsciano. El 2008 nos dirá quién tuvo mayor capacidad, sí el chavismo o la oposición. Estaremos atentos.

Dr. Juan Eduardo Romero
Historiador
Juane1208@gmail.com

Cuadro de Búsqueda

Búsqueda personalizada

Redalyc Buscador de Artículos

Album Juan Romero

PÁGINA PERSONAL DEL DR. JUAN EDUARDO ROMERO

DR. JUAN EDUARDO ROMERO (VENEZUELA)

Historiador, especialista en procesos políticos contemporáneos de América Latina. Docente e Investigador de la Universidad del Zulia en Venezuela. Profesor invitado en España, Francia, Italia, Colombia, Brasil, Nicaragua, Argentina, Ecuador, Cuba, México, Costa Rica. Investigador Nivel II del Programa de Promoción al Investigador (PPI) del Ministerio de Ciencias y Tecnología de Venezuela. Teléfonos (58) 261 7596253 (telfax oficina). (58) 4126543075 ( móvil). Correo electrónico: juane1208@gmail.com

Blogsfesores

La Doctrina de Seguridad de los EEUU y su impacto en Latinoamérica.


En Ubeda, España 2005

Programas Políticos e Historia en el siglo XIX venezolano

En Barcelona, España (2005)

En Barcelona, España (2005)

Foro sobre la reforma constitucional. IUTM Septiembre 2007

Las Operaciones en la Investigación Historiográfica

Simposio Venezuela después del 3 de diciembre 2007

Simposio Venezuela después del 3 de diciembre 2007

Datos personales

Mi foto
Maracaibo, Estado Zulia, Venezuela
Doctor en Historia Social y Política Contemporánea. Profesor de la Universidad del Zulia, Venezuela. Especialista en Historia Contemporánea de América Latina. DEA en Gerencia Política y Gobernabilidad. Autor de más de 35 artículos sobre procesos políticos. Co-autor de seis Textos sobre Proceso Socio-político en Venezuela. Teléfono Telfax (58) 261 7596253, móvil (58)4126543075. E-mail: juane1208@gmail.com

En la frontera con Colombia (Guajira venezolana)

En la frontera con Colombia (Guajira venezolana)

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Foro sobre la Reforma Constitucional (IUTM octubre 2007)

Foro sobre la Reforma Constitucional (IUTM octubre 2007)

Sistema Político. Comportamiento Político y participación

Actividad de Campo en urumaco (Edo. Falcón)

Actividad de Campo en urumaco (Edo. Falcón)
Foto con un grupo de alumnos de Historia en el Edo. Falcón

Foro sobre la reforma en el IUTM (Maracaibo) Octubre 2007

Historiografía. Clase Nº 1

En el Cerro Niquitao (Trujillo 2007)

En el Cerro Niquitao (Trujillo 2007)

En Castilletes (Frontera con Colombia)

En Castilletes (Frontera con Colombia)
Foto desde el Hito Nº 1 con el Profesor Wualter Velez de la Universidad del Zulia. Castilletes